domingo, 15 de noviembre de 2009

A ver vos,..

Sí, escuchame bien. Te prohíbo aparecer y si venís, quiero que te vayas. No te necesito ni hoy, ni mañana ni nunca más; porque la duda histérica no me cae bien (no entiendo si es miedo, si es indecisión, si es negación; ni siquiera entiendo si existe). Veo que te estás yendo, pero aún así voy a recalcar bien esto. Si sos una consecuencia del interés con mezcla de nervios del corazón, puedo aceptarte e intentar comprenderte. No obstante, si sos una complicación a mi cabeza -o al órgano que tengas ganas de molestar- te abro la puerta inmediatamente. Sé que hoy fue fugaz tu aparición y espero que no implique nada malo. No quiero ni pensarte. A menos que sea algo así como un indicio de eso que espero. Quizás esté planteando esta posibilidad porque ya te fuiste y tu presencia, al no existir, anula mi nerviosismo. O quizás haya sido mi nerviosismo el que me hizo creer que existías. En fin, no te conozco (bueno, sí te conozco, pero no por buscarte sino por experimentarte) y no quiero comenzar a conocerte/buscarte/encontrarte tampoco. Si tenés buenas intenciones y estás decidido a no afectarme negativamente, bienvenido. De lo contrario, chau.

Aclaraciones: este fin de semana fui feliz con ¨eso¨ que tiene relación con la aparición del sentimiento anteriormente amenazado/analizado (a gusto del lector) al igual que lo fui con todas mis amigas. Viernes, Sábado, Domingo ♥

No hay comentarios: