sábado, 27 de septiembre de 2008

¿Hasta qué punto esta bien imaginar?

¿Mirar o no mirar? ¿Está mal imaginar? ¿Por qué una mujer siempre tiene que estar soñando despierta? La cuestión es que.. claro, a ese sueño hay que darle un rostro, o mejor dicho, un nombre. Y ¿si la persona en cuestión está comenzando a ser prohibida para nuestros ojos? ¿Es mejor seguir pensando en situaciones románticas imaginarias o cortarlas para prevenir un futuro enamoramiento o algo parecido? Lo peor es que acabo de preguntarme si debería reprimir un posible amor. Yo, que ansío amar, no debería darme ese lujo.
Como siempre, creo que me fui demasiado lejos con mis posibles conclusiones. ¿Qué tal si simplemente dejo que me guíe la corriente? Si pasa, pasa. Si no me pasa nada, no me pasa nada. Se supone como la mejor solución, ¿verdad? Pero, ¿y si ese alguien está siendo imaginado por una persona cercana? Me confunde pensar si debería confiar en que solo es un pensamiento del momento o aceptar la posibilidad de que esas ideas puedan llegar a transformarse en sentimientos..
Entonces, ¿hasta qué punto esta bien imaginar? ¿cómo puede definirse en bien o mal una situación que uno simplemente está pensando? ¿no son acaso los pensamientos algo privado? El tema es cuando esas ideas consiguen traer sentimientos a la realidad. Ahí deja de ser privacidad de nuestra mente y comienza a serlo dentro de nuestro corazón. Pero, ¿cómo reprime uno los deseos del alma? Llegada a esa instancia, es tarde.
La mente de la mujer es tan compleja... ¿o es la mía el problema? Y sí, nuevamente uno de mis defectos, pensar demasiado. Dejate llevar Sofi. Quedate tranqui. A la larga, todo termina saliendo bien. Y esa es mi realidad, es mi Fé, confío.

martes, 9 de septiembre de 2008

El plato principal.

Es así. Ahora comienza mi teoría, la teoría que me cansé de pensar y quiero dejar, en parte, de vivir. Yo vivo en dos mundos paralelos. Por un lado está la realidad, que es aquella donde vivo a diario. Por otro, están todos los sentimientos y experiencias vividas a través de libros y películas. La cuestión es que disfruto tanto de involucrarme en otros mundos, generalmente románticos, que voy sintiéndome parte de los mismos. Yo creo que todas las situaciones que las peliculas o libros que voy disfrutando me ayudan a crecer y a ver todo desde otra perspectiva, una más feliz. Entonces, ¿dónde puede estar el problema? Es precisamente en la conexión de esas dos vidas donde radica el mismo. Vivo el amor de muchas formas, pero hay una que anhelo, que sueño, que todavía no tengo. Y cuando mis ojos ven, dentro del mundo real, esa situación que me falta en otras personas, mi corazón llora.
¿Vieron alguna vez ¨Todo sucede en Elizabethtown¨ ? Bueno, yo estoy cansada de ser una persona sustituta, de ser aquella que queda atrás, de ser el personaje secundario de una película romántica. Quiero mi propia historia.
Dije que quería dejar esta teoría atrás porque no estoy dispuesta a seguir sumergiéndome en mares de ilusiones sin llegar a ese final feliz en la superficie. Sin embargo, también mencioné ¨en parte¨ ya que de ningún modo dejaría mi mundo de fantasías. Lo que quiero es lograr una unión de ambos, y alcanzar esa vida llena de paz, felicidad y amor que intento construir día a día. Sólo le falta un ingrediente a mi receta..


¨In the movies we have leading ladies and we have the best friend. You, I can tell, are a leading lady, but for some reason you are behaving like the best friend.¨ (The Holiday). Esa frase me tocó tanto como si yo fuera Iris, no porque estuviese en su misma situación romántica, si no porque sé que las cosas estan por cambiar.