domingo, 21 de junio de 2009

Padre:

palabra de valor incalculable y completamente merecedora de un día; de un feliz día.
Se lo deseo al mío, a quien adoro. Se lo deseo a Dios, nuestro padre del cielo.
Otra cuestión de perspectiva:
Todos tenemos un padre a quien amar o a quien agradecer. Si tenés suerte, tenés dos.