martes, 10 de marzo de 2009

Freeing myself up for something better in the future

Girls are taught a lot of stuff growing up: if a boy punches you he likes you, never try to trim your own bangs, and someday you will meet a wonderful guy and get your very own happy ending. every movie we see, every story we're told implores us to wait for it: the third act twist, the unexpected declaration of love, the exception to the rule. But sometimes we're so focused on finding our happy ending we don't learn how to read the signs, how to tell the ones who want us from the ones who don't, the ones who will stay and the ones who will leave. And maybe a happy ending doesn't include a guy, maybe it's you, on your own, picking up the pieces and starting over, freeing yourself up for something better in the future. maybe the happy ending is just moving on. or maybe the happy ending is this: knowing after all the unreturned phone calls and broken-hearts, through the blunders and misread signals, through all the pain and embarrassment... you never gave up hope.

lunes, 2 de marzo de 2009

Conformismo Vs. Química

El sábado una amiga me hizo un comentario acerca de la saga de Crepusculo. Me dijo que era anti-conformismo y en ese instante pensé, con una leve molestia, ¿qué tiene eso de malo?. ¡Yo también quiero a un Edward! Entonces me puse a reflexionar, a ella también le gustan estos libros, por lo tanto no debí tomarlo como una ofensa, quizá quería mostrarme una realidad. ¿Qué es lo que primero surgió en mi cabeza? ¿Qué es lo que, hasta ahora, evita que tenga una relación? Y la respuesta estaba flotando en el aire, de un modo tan evidente como sugestivo: No quiero conformarme.
¿Esta mal que así sea? ¿Por qué no voy a esperar a la magia del amor? Soy consciente de que las relaciones no surgen a la ligera, que el amor es algo que se da más bien con el transcurso del tiempo.
No espero enamorarme a primera vista (de hecho, esa acusación me tiene un poco cansada ya). Simplemente espero química. (Qué irnonía, tanto me molestaba escuchar esa palabra el año pasado y cuanto la anhelo ahora. Supongo que todo depende del valor que uno le aplique).

Otro punto de vista: salió una nota periodística (lamento no saber cual debido a que quien en verdad la leyó fue mi tía) en base a que las mujeres que leen muchas novelas románticas tienen problemas en el amor ya que buscan una relación de película, en otras palabras, perfecta. He aquí el otro dilema. ¿Por qué iba a esperar menos que una película? No es mi problema si las personas prefieren ver sus vidas como telenovelas mediocres. Como he dicho previamente, la vida es como uno la quiere ver. Y no creo que si espero que en la película de la vida de Sofi haya una historia romántica esté mal. ¿Acaso debo pretender no ilusionarme con algo hermoso? Otra vez el asunto sobre el conformismo. ¿Y qué si no quiero conformarme? ¿Qué problema hay en que busque magia, en que busque que una persona me interese, que me sorprenda? ¿Estoy siendo muy pretenciosa al esperar un chico que acapare toda mi atención?
Con respecto a la búsqueda de la perfección. Cada vez que surge una charla profunda acerca de mis sentimientos esperanzados en un amor hay tres palabras que me dicen, como si estuviesen seguros de su certeza, busqueda + hombre + perfecto. Me quedo atónita cuando mis amigos me las dicen, no puedo creer que piensen que busco algo en lo que no creo. La perfección no existe, la perfección debe ser imperfecta. Entonces o estoy buscando a mi justa imperfección o estoy buscando a esa persona que me haga sentir que la perfección puede existir. Pero bajo ningún argumento pretendo encontrar a un hombre sin defectos, a un alma que nunca haya obrado minimamente mal. Suponiendo que ese alguien existiera, tampoco estaría interesada en él.

Hace poco dije a unas amigas: ¨Ya estoy condenada, vi demasiadas películas románticas y leí demasiados libros románticos como para no esperar un amor así¨ . Pareciera que en el pasado afirmé a lo que hoy me opongo. Esa frase hace parecer que yo esperase que mi chico ideal toque mi puerta con mil ilusiones bajo la manga y la certeza de que vamos a vivir la mejor historia que una chica podría imaginar. Pero no me refería a eso, y ahora estoy más que segura: no quiero conformarme. Ni yo merezco estar con alguien solo porque se interesó en mí, ni ese alguien merece ser objeto de mi conformidad.
Ahora viene la próxima objeción: cerrás tu corazón. Con todo lo que escribí. ¿Debería alguien decirme eso? No, claro que no. Estoy dispuesta a vivir, mi alma tiene ansias de sentir. No creo que deba censurarme sentirme limitada por lo que la gente llama ¨realidad¨. ¿Quién quiere ser realista bajo un manto desesperanzado? Si ser realista implica rebajar mis ilusiones, no gracias. Además, en mi mundo no todo el realismo se basa en la lógica. Es más bien una fusión de sentimientos y pensamientos. Mi límite es aquello que me hiere y tiene más relación con la moral y con mi suceptibilidad (¿esa palabra existe?).
Entonces, hay aquí una situación de Conformismo versus Química. La aparente realidad contra la ilusión. No estoy segura de quien es la que suele ganar en las batallas internas de las personas pero si puedo asegurar que yo no me conformo. Y esa afirmación no debe sonar como algo arrogante ni mucho menos como algo que implica desprecio.. Es la esperanza que vive en mí, son los deseos de enamorarme, es la necesidad de que otra alma me cautive, ya sea a corto o largo plazo.
Pese a que muchos puedan objetar contra mi perspectiva ante el tema, soy feliz. Puede que me comprendan, puede que no. Pero yo lo hago y eso, debo admitir, es un mérito; porque sé a lo que voy.. y que me emocione el factor sorpresivo del presente/futuro es algo hermoso.