lunes, 16 de noviembre de 2009

Maldito sueño.

¿Por qué los miedos se meten en mi noche? Y me influyen.
Te odié. Te dije que chau, ¿no me escuchaste?
Puedo pensar por mi cuenta, no te necesito.

No hay comentarios: