sábado, 23 de agosto de 2008

La entrada

Recién acabé de hacer una firma en un fotolog que me hizo entender de que ya es tiempo de que deje mi teoría por escrito, aunque sea por medio de este blog. La situación se dió así: pase por el fotolog de una chica que comentaba que su amor por Edward Cullen - el vampiro que nos enamora a todas las que leemos la serie de Crepúsculo- trascendía más allá y pasaba a ser parte de su mundo real. Esta chica se cuestionaba (a mi entender) la existencia de un amor perfecto en la realidad. Bueno, esto es lo que yo respondí a sus pensamientos ¨Lei todo lo que pusiste. Mirá, te cuento, yo no soy una chica enamoradiza (me refiero a aquellas que les gusta alguien siempre o que se enganchan re rapido con un nuevo amor);es más, intensamente me han gustado solo tres chicos, pero el último fue hace como tres años y creo que no he amado -lo que realmente se conoce como amor- nunca a ninguno. Entonces vivo el amor en un mundo fantástico, lo vivo con cada libro y película que veo. De ahi viene la relación con lo que vos escribiste de Edward y el amor (este comentario fue hacia la chica que escribió en un primer lugar). Me enamoro de las historias románticas, dramáticas (e incluso de otros géneros, pero que claro, contengan amor) de sus personajes y situaciones. Ansío una historia así para mi. Es cómo que el amor lo vivís en otro mundo, no? te sumergis en otras historias, y es duro cuando caes en la realidad. De hecho, a veces estas películas te hacen caer en la realidad.. Es dificil, pero tengamos fé. Creo que para cada uno hay un alguien especial, hay que esperar el momento y tomar estos sentimientos como una preparación para la llegada del verdadero amor ¨ Entonces, al responder a la muchacha (ya me cansé de decir chica del fotolog) me di cuenta de que tengo muchas ganas de relatar una teoría sobre mi vida romántica/ficticia/real que elaboré en las vacaciones de invierno. Pero ahora que escribí tanto creo que mejor lo dejo para mi próxima entrada. En conclusión, todo esto fue como la entrada antes del plato principal, los dejé con las ganas. Bah! ¿A quién quiero engañar? Nadie lee lo que escribo. Me da igual, bueno.. en verdad, no me da igual. Pero es que en el fondo creo que alguien si lo está leyendo: ya sea esa fuerza superior que me ilumina o algun lector que se encuentre en internet. La esperanza es lo último que se pierde, gracias a Dios.

No hay comentarios: