viernes, 18 de junio de 2010

I'll have my own Happily ever after

Empecé el día con todas las pilas, feliz, entusiasmada, animada.. Esperanzada por lo que viene y disfrutando el entonces. A lo largo de la mañana llegaron buenas noticias universitarias sobre fechas y demás. Incluso volvió; porque tiene que haber vuelto: desde el mediodía no se va de mi cabeza el encuentro, esa charla, por más insignificante que luzca, para mí no lo es. Ya no sé si algo significa, ya no sé si quiero maquinarme intencionalmente, pero sé que disfrutaba sus palabras, que no quería que se fuera, que no me quería ir,que sentí que era recíproco, que fue algo dulce, me sentía feliz.
La felicidad de Disney se fusionó con aquella duda/situación sentimental (y sí, movió algo en mi corazón). El viaje con Ma y Ani también fue entretenido. Era un día, un hermoso día gris, donde todo estaba saliendo perfectamente.
De pronto sucedió, la bruja de Ciudad Universitaria apareció con la intención de arruinar el felices para siempre (del momento y del que compete desde diciembre a marzo).

No sé realmente de quién es la culpa pero: I hate you! Gracias por hacerle eso a mi día mágico. Pero, ¿sabes qué? Voy a conseguir mis finales felices, no sé cómo, sin embargo, sé que los voy a conseguir!

No hay comentarios: