martes, 30 de diciembre de 2008

Panorama anual y global.

El 2008 está finalizando y me encuentro más que contenta de poder decir que en paz.
Me hizo muy bien el balance anual que realicé el sábado pasado; mis lágrimas comenzaron pidiendo ayuda y terminaron curando heridas. Mi fuerza interior junto con la de Dios fueron, este año, mi fortaleza.
Estado actual: Feliz y en paz. Con muchas expectativas para el 2009.
Así es, concluye un año que fue difícil, que me lleno de sorpresas, amigos, ilusiones, alegrías y tristezas. Un año en el que aprendí que los miedos no son eternos, que las luchas internas pueden resultar victoriosasy que con la perseverancia todo se logra.
Y amo a la gente que me rodea. A mi familia, a mis amigos, a mi comunidad. Amo a todo lo que me hace feliz. Amo mi fé. Amo mis pasiones. Me amo a mí.
Y no hay fuerzas externas que puedan cambiar ni mi esencia ni mi alma.
Este año establecí una verdad fundamental en mi vida:
¨ Mi prioridad es hacer lo que me hace feliz ¨
La incorporaré en cada decisión que tenga, junto a todo lo que aprendí. Y estoy agradecida por ello.
Muchas cosas viví. Por lo tanto, muchas conclusiones debería realizar. Pero no lo encuentro necesario. Tranquila, feliz, fuerte e ilusionada es como me encuentro frente al cierre de mi año número diecisiete. Estoy preparada y esperanzada ante el año que comienza mañana, porque tengo la confianza de que todo lo que suceda será para mejor.

No hay comentarios: